domingo, enero 28, 2007

aprendizaje


Hay cosas que me desaniman...

Aquellas cosas que antes sabías hacer perfectamente, y te das cuenta al cabo de un tiempo que no sabías hacer...

No se trata de besar... Ni reírme... Ni esquiar... Para hacer estos emocionantes acontecimientos, te defiendes, aunque sea sobre la marcha.

Se trata de... de... de... ¡aparcar!

Si no sé aparcar, no puedo ir a ninguna parte. Claro, aparcar en batería, no me cuesta mucho. Es algo que hago habitualmente. Pero aparcar en fila... Hice prácticas con mi profe... Sí que sabía hacerlo. Pero...

Menos mal que cuando me voy con una amiga, ella se ocupa de aparcar el coche, pero sino...

¡Independencia!!! (No es un anuncio de Ikea...)

Bueno, cada domingo que no hay mucho tráfico, salgo en coche y busco a unos víctimas (nooooo, no hago ningún golpe con los coches de delante ni de detrás!!!)

Pero, advierto que hay una novata que quiere aparcar en esta ciudad...

3 comentarios:

antiguo profesor autoescuela dijo...

Tienes que mirar por tu ventana trasera y empezar a girar cuando el culo del coche que tendrás delante llegue justo a la mitad del cristal. Si no lo de golpecito delante y golpecito detrás hasta dejarlo cuadrado también funciona...

Satellite Girl dijo...

Isa, ahora mismo imprimo tu comentario y empezaré a dibujar la esquema, porque hacer la práctica con las sillas de la oficina..., ya que no hay vitrinas ni volante, no me aclaro mucho. ¡Un día cuando me vaya a tu casa, enséñamelo, pues voy a grabar con mi cámara!!! Pero tantas pendientes en tu barrio...

naokokawai dijo...

Sino prueba con al técnica pinball...
En mi casa el tema párquing-aparacamiento es el pan de cada día...