jueves, abril 20, 2006

Orgullo y prejuicio

Por favor, no habléis del tema con voz alta. Simplemente, cerrad los ojos y pensad en mis hojitas de lechuga.

¡No te metas con lo que voy a comer!!!

Es lo que he soltado este mediodía, justo cuando he sacado mis 4 hojas de lechuga de la nevera... Mi ensalada tiene una historia profunda...

A veces pierdo el zen... Aunque nadie se lo cree... Reconozco mi personalidad... Vale. No soy la Zen Girl... Soy de Santa Coloma...

Vale. Mis 4 hojas de lechuga tenían un aspecto cutre, pero... ¿quién tiene el derecho de llamarlas "miseria"? Ah, ya lo sé. No se referió a las hojas, sino a mi manera de ser... La comentarista tampoc tenía la culpa.

Pobres mis 4 hojas de lechuguita... Ellas no tienen ninguna culpa... Nada de nada. Ellas están en mi nevera. Si las quiero, las saco de ahí para pasear, airear un poco..., lo único es que no vuelven a la nevera... No tienen ninguna culpa. La culpable soy yo!!!!

Al sacar mis 4 hojas de lechugita con todo orgullo este mediodía... he oído ese comentario inocente: ¡Qué miseria!

¿Miseria? Pero la compré hace 3 días, aunque pagué 1 euro por 2 lechugas, y al volver a casa la llevé una de las dos a mi vecina, porque no consumo tanta lechuga para mí sola... Pero claro, al comprar 2, me sale en 1 euro... Una lechuga vale 50 mismisimos centimos. Pues cada hoja me sale no sé cuánto centimo... ... ... Pero yo digo: ¿Quién puede resistir??? Aún así me da penita a mi lechuguita..., pues cada día arranco unas 4 hojas para que sean mi alimento...

De todos modos... ¡No permito que mi lechuguita se convierta en miseria!!! ¡Olé, oleoreoreole...! Mi lechuga tiene orgullo!!!

11 comentarios:

autodidacta dijo...

A mí las hojas de lechuga gigantes me parecieron espectaculares !!!!!

mjk dijo...

Proud to be a lettuce! Un nuevo lema para nuestros instantes culinarios, tras aquel que rezaba: "Todos somos Freddie, ninguna comida de fuet impune". En cualquier caso, estimadísima Miho, no marees la perdiz: sabes que no fue la lechuga ni sus hojas lo que provocó nuestra hilaridad, sino la forma de presentarlas... ¡en una bolsa de pruebas forenses de csi!

Chi-isa-na dijo...

Viva la lechuga de Miho! Abajo la miserable que se metió con ellas! Nunca tan poco alimentó tanto a tantos!

Satellite Girl dijo...

Gracias por vuestros ánimos!!!

El tamaño no importa, pero claro, si ves las hojas gigantes en la tienda... ...me apacionaron... Caí en esta tenteción...

Y la bolsa hermética... claro, las lechugas se oxidan si dejas mucho rato en cortado... Pues por el bien estar de las hojas de la lechuga, elegí aquella bolsa de CSI... Ellos también guardan las pruebas para que no se estropeen..., ¿no?

Viva viva!!! ¡Lechuga viva! ¡Que no se meta con mi lechuga ;)_!

hcr dijo...

Mihoko-san, ha sido un placer conocerla en persona. Pero como seguramente escribirá mjk en su blog, "pero no es tan alta!". Hasta la próxima

Satellite Girl dijo...

Igualmente, encantada de conocerte hcr! ¡Hasta luego!

naokokawai dijo...

¬¬ mejor no me meto porque no me gusta la lechuga y terminaríais pegándome entre todos...

Satellite Girl dijo...

Una cosa es que te gusta la lechuga, otra cosa que la respetas. Mientras la cuidas, no te voy a pegar Naoko!

naokokawai dijo...

buff! qué descanso! Muchas gracias, oh piadosos usuarios de blogger!

Anónimo dijo...

Después de escribir todo mi comentario, e irse la luz, y perderse todo, y después de cagarme en to lo que se menea, te digo que la próxima vez que alguien se meta con algo tuyo que bajen al archivo y preguntar por "LA MARÍA", y que me digan a mi lo de miseria.


"AMOS HOMBRE, AMOS"

Satellite Girl dijo...

Gracias! Gracias María! Un petó!