viernes, enero 18, 2008

Las cosas que pasan en esta vida


Hoy me dedico a Teresa y Eusebio, queridos nuestros compañeros.

Nunca más me cabrearé.
Nunca más me despediré de alguien peleando.
Nunca más... Nunca más...

Después de 4 meses de la defunción de mi amigo Oriol y de 2 meses y medio de la pérdida de mi abuelo Ichiro, me prometo conmigo misma una serie de cosas.

Nunca te despides de alguien con un portazo.
Nunca digas mentiras.
Etcétera, etcétera...

Aún lloro por ellos. Aunque cada vez menos..., porque el tiempo me hace alguna magia...

Cuando lloro, lloro de verdad. Gasto muchos kleenex... pero, me dejo llevar. 

¿Por qué no?

El único homenaje que puedes hacer a las personas queridas que se han ido al otro lado del mundo es recordar de ellas: Aún no os he olvidado, queridos míos... Creo que no os olvidaré nunca...

Tras una tormenta de lluvia, vendrá un día despejado con el sol espléndido.

2 comentarios:

Chi-Isa-na dijo...

Jo, MOsimo no me escribas esas cosas en el blog, porque mientras las leo en el kurro me emociono y resulta que te tengo delante y...
Si tu te desanimas que va a ser de nosotros!!!

Satellite Girl dijo...

chi-isa-na!!! Comparto TODO contigo (menos mi amorcito, desde luego que soy una egoista...)!!!

Por supuesto, que soy de "total" vuestra, ya sabes...

Gracias por tu ánimo, amiga mía!